Bien: ya elegí el mejor hosting del mercado, ya me hice de un dominio propio y en una página de diseño profesional, digna de las compañías más consolidadas… pero el tráfico no cumple mis expectativas. ¿Dónde están las decenas de miles de usuarios que pululan por Internet buscando productos y servicios cómo los que ofrezco? Quiero que el público haga clic en mis anuncios, direcciones de mails y carritos de compra: ¿Qué tengo que hacer para que las estadísticas de mi página suban y con ellos mis clientes y referentes?

He aquí una guía de sencillas estrategias para consolidarse como una referencia en la red. Sencillos pasos para aumentar el tráfico de tu página.

1. Emplea las estadísticas de tu hosting
Los servicios de hosting llevan un registro del ancho de banda utilizado por tu sitio. Este índice de descargas no es otra cosa que el número de visitantes de tu web. Es una buena cifra para empezar: un cálculo realista del impacto de tu página. El hosting también recoge otros datos de relevancia: las IP de los visitantes, sus páginas de ingreso y de salida, la duración de cada visita… Un valioso estudio de mercado para tu sitio.

2. Analiza las estadísticas ampliadas
No todos los servicios de hosting ofrecen un buen servicio de estadísticas que nos digan algo más que el número de visitas a nuestra página. Es casi seguro que deberemos contratar un servicio de medición de trágico web para seguir los “movimientos” de nuestros visitantes. Existe una gran variedad de compañías que ofrecen software especializado en estadísticas ampliadas, que nos revelan datos por visitante como: página de acceso y salida, duración de la visita, buscadores que nos referenciaron, keywords que los llevaron a nuestras páginas, ubicación física de los visitantes, número de visitas… Todos estos datos son esenciales para el webmaster exitoso. Adquiere un servicio que te de el mayor número de datos posibles sobre tus visitantes.

3. Invierte en sitios de referencia
Las estadísticas ampliadas nos muestran, en un primer momento, los sitios de búsqueda que nos indexaron por el sólo hecho de existir (Google, Yahoo, Lycos…). Una vez que averiguamos quién nos trajo más visitantes, tal vez sea hora de pensar en invertir un poco más. Todos los buscadores web cuentan con “enlaces patrocinados”. Es decir: suscriptores que pagan por aparecer en un sitio preferencial en los resultados de las búsquedas. Estos enlace pueden significar una diferencia de miles de visitantes a tu sitio.

No se trata tanto de un asunto de dinero, pues no siempre el buscador más grande es el mejor. Existen infinidad de buscadores locales y regionales, de precios ascequibles, que te prestarán un servicio aún más eficiente en términos de clientela, en especial si tu sitio es el portal de un negocio con existencia física (una tienda, una oficina…).

4. Explota las keywords
Las palabras clave que llevaron a tu sitio revelan un dato primordial: qué es lo que la gente encuentra en su tu sitio.“Venta”, “compra”, “software”, “hospedaje”… no son sólo palabras: también indican nichos de negocio que sin saberlo estás cubriendo. No se trata de llenar tus páginas con estos términos, sino de ampliar tu negocio bajo estos conceptos. Si la keyword que con más frecuencia llevo visitantes a tu sitio fue “libros”, ¿por qué no sumarle “libros infantiles”, “libros antiguos”, “libros de autoayuda”? En la web, la keyword sustituye al índice alfabético de las Páginas Amarillas. Las keywords son una guía tan franca sobre lo que estamos haciendo bien y lo que deberíamos empezar a hacer en la web, que incluso, si somos inteligentes, deberíamos considerarlas como nombre de nuestros dominios: hipotecas-info.com, entradas-cine.com, mascotas.com…